Deporte en equipo, una fonte inesgotable de valores para os máis pequenos

“Cinco xogadores na cancha deben actuar como unha soa persoa. Ninguén é máis importante que o outro“. Son estas palabras do protagonista da película ‘Hoosiers, máis que ídolos’, que narra a historia dun pequeno equipo de baloncesto cando chega un novo adestrador. Neste filme – do que podes ver algunhas escenas premendo neste enlace – aprendemos os beneficios do deporte en equipo, fonte inesgotable dos valores que sempre defendeu a Escola Deportiva Santiago. 

E é que, tal e como se explica nun artigo asinado por Victoria Toro, gracias aos deportes en equipo os rapaces aprenden:

  • Disciplina, xa que o equipo funciona ben cando todos os seus membros siguen a disciplina imposta.
  • A importancia das normas, porque cando un xogador non cumpre unha das normas, perxudica a todo o equipo.
  • O traballo en grupo, descubrindo a importancia de confiar nos demais e que os demais confíen neles.
  • A condición de líder e o que este pode facer para guiar ao resto.
  • A solidaridade entre todos os membros do equipo.
  • Unha maior tolerancia á frustración cando se perde e, ao mesmo tempo, celebrar as victorias sen prepotencia.

Noutro artigo da Área de Deportes do Instituto Europeo Campus Stellae poñen como exemplo de traballo en equipo o seguinte relato:

“Cuentan que en una carpintería hubo una extraña asamblea. Fue una reunión de herramientas para arreglar diferencias. El martillo ejerció la presidencia, pero la asamblea le notificó que tenía que renunciar, ya que se pasaba todo el tiempo haciendo ruidos. El martillo aceptó la culpa, pero pidió que fuera expulsado el tornillo, argumentando que había que darle demasiadas vueltas para que sirviera. El tornillo aceptó el ataque, pero exigió la expulsión de la lija. Señaló que era áspera en su trato y tenía fricciones con los demás. Y la lija estuvo de acuerdo, pero exigió que fuera expulsado el metro que siempre se la pasaba midiendo a los demás como si él fuera perfecto.

En eso entró el carpintero, se puso el delantal e inició la tarea. Utilizó el martillo, la lija, el metro, y el tornillo. Finalmente, la tosca de madera se convirtió en un hermoso mueble. Cuando la carpintería quedó nuevamente sola, la asamblea reanudó la deliberación. Fue entonces cuando el serrucho dijo:
Señores, ha quedado demostrado que tenemos defectos, pero el carpintero trabaja con nuestras cualidades. Eso nos hace valiosos. Así que no pensemos en nuestros fallos y concentrémonos en la utilidad de nuestros méritos”

 
Por último, deixámosvos aquí un pequeno vídeo no que se amosa dun xeito divertido que tan bo pode ser traballar en equipo:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR